¿QUÉ HA CAMBIADO?

No cabe duda que este proceso en DocTIC, la constante reflexión personal y el contacto con las ideas de los compañeros genera nuevas miradas sobre el rol como estudiante y como docente. Este trayecto del camino que hemos recorrido ha dejado en mí, más que preguntas, un sinnúmero de ideas sobre todo lo que puedo hacer como ser humano y como docente. Porque éste ha sido más que un curso: ha constituido para mí la posibilidad de pensar con mayor profundidad en mis prácticas pedagógicas, en mis acciones diarias como profesora de Inglés, en mi relación con los estudiantes; ha sido un espacio fundamental para replantearme asuntos que, con el paso de los días, dejan de parecer importantes a nuestros ojos.

El blog ha sido una herramienta de reflexión constante y de re-conocimiento de uno mismo. Gracias a la continua tarea de pensarse como sujeto, como parte de un colectivo, como estudiante y como docente, logra uno esclarecer conceptos y posiciones frente al propio ser. Y se entiende bien la tecnología como un puente, como un instrumento, como una puerta que se abre para que nos acerquemos y, en esa medida, nos comuniquemos. Stephen Downes (2008) dice que la educación es fundamentalmente un proceso de comunicación y que aunque la tecnología sufra cambios vertiginosos, nosotros seguimos siendo los mismos. Sin embargo, afirma que en la educación debe pensarse la tecnología en relación con lo que los estudiantes sienten, desean, aquello que les gusta, pues la motivación permite que los estudiantes se involucren con mayor empeño en un proceso educativo en el que interviene la tecnología.

Siento que me he obligado más a pensar en lo que significa ser humano. Ser consciente de que la tecnología, que nos rodea en este siglo y que ha venido evolucionando año tras año desde que el hombre respira en la tierra, ha sido su creación, habita sus espacios, sirve a sus fines… pero la tecnología no define al hombre. Joaquín Mortiz en su texto “La sociedad desescolarizada” dice que “El hombre clásico tramó un contexto civilizado para la perspectiva humana. Se percataba de que podía desafiar al trío destino-naturaleza-entorno, pero sólo a su propio riesgo. El hombre contemporáneo va aún más lejos; intenta crear el mundo a su semejanza, construir un entorno enteramente creado por el hombre, y descubre entonces que sólo puede hacerlo a condición de rehacerse continuamente para ajustarse a él. Debemos enfrentarnos ahora al hecho de que es el hombre mismo lo que está en juego”.

En este momento, tengo claro que me queda todo por aprender. Hay muchos programas y procesos que desconozco y que pueden mejorar mis propuestas académicas y curriculares utilizando la tecnología que se tiene a la mano. Pero lo más importante que tengo por hacer, es no dejar de reflexionar en cada paso que doy como docente, seguir escribiendo me parece vital, porque se materializa así lo que pienso, siento y vivo en el aula, compartir con mis colegas inquietudes, sueños y proyectos. Aunque existen limitaciones de tiempo, de instrumentos –computadores, programas- el colegio puede tener otras oportunidades si se da un primer paso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: